Asuntos Legislativos  


 

Contacto

Secretario de Asuntos Legislativos y Relaciones Internacionales Nacional
López Oscar Carlos 

Letrado: Dr. Claudio R. Portela


alegislativosyrelinternacionales@utedyc.org.ar
(011) 5275-7204

 


 

La Secretaría de Asuntos Legislativos y Relaciones Internacionales, tendrá a su cargo las siguientes funciones:

  La eleboración de los proyectos de Ley que la Unión decida impulsar. El seguimiento de aquellos proyectos en tratamiento en las legislaturas nacionales, provinciales y municipales.
  El impulso de iniciativas legislativas que beneficien los intereses y derechos de los trabajadores del sector de la actividad que representa la Unión. Mantener actualizada a la Unión en lo que hace al aspecto internacional del trabajo y en especial a la actividad de las entidades deportivas y civiles del mundo.
  Representar a la Unión en reuniones y eventos con organizaciones sindicales del extranjero; propiciando y llevando adelante intercambio de experiencias, investigaciones, estudios, conferencias y encuentros internacionales. Reunirse con funcionarios, legisladores y demás representantes del Estado, del Poder Legislativo Nacional, Provincial y Municipal, autoridades de bloques partidarios, representantes políticos, informando al Secretario General Nacional.
  Impulsar la presencia de la Unión en distintos foros y ámbitos de decisión internacional.    
 
 

Reunión con Diputado Nacional

El día 3 de agosto de 2016, hemos recibido la visita del Diputado Nacional Gustavo Bevilacqua. En la charla mantenida con el mismo participó nuestro Secretario Adjunto Nacional Cro. Jorge Ramos. La misma fue muy amena y se trataron diversos temas de interés para nuestra entidad. El legislador manifestó estar a entera disposición para recibir las propuestas de proyectos de Ley que la Unión decida impulsar por ante la cámara.

 
 
 

LICENCIA ESPECIAL POR VIOLENCIA DE GÉNERO

Ver Proyecto.
 

A pesar de que nuestro país ha avanzado mucho en materia legislativa con la sanción de la Ley 26485, que es la Ley de Protección Integral para Prevenir, Sancionar, y Erradicar la Violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales, la situación en vez de disminuir, no ha hecho más que crecer en sus números.

La Ley 26.485 sirvió para dejar en claro que es lo que se define como violencia, y la misma hace referencia a toda, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes. Se considera violencia indirecta, a los efectos de la presente ley, toda conducta, acción u omisión, disposición, criterio o práctica discriminatoria que ponga a la mujer en desventaja con respecto al varón.

Esta definición sirvió de gran ayuda para que se pueda avanzar judicialmente en la penalización de un delito que hasta entonces estaba totalmente vacío de contenido en materia judicial, y que a partir de entonces se puede empezar a juzgar a los miles hombres que diariamente ejercen violencia contra las mujeres en nuestro país.

Ahora bien, la violencia contra las mujeres es de muchas formas: física, sexual, psicológica, económica, laboral, etc. Estas formas de violencia se interrelacionan y afectan a las mujeres desde el nacimiento hasta la edad mayor. Las mujeres que experimentan violencia sufren de una variedad de problemas de salud y se disminuye su capacidad para participar en la vida pública y sobre todo en el ámbito laboral.

Son muchas las voces, sobre todo gremiales, que plantean este problema, muchas trabajadoras llegan a su respectivo trabajo, luego de haber vivido un hecho de violencia y en ocasiones habiendo tenido que abandonar sus propias casas, todo lo cual obviamente repercute en el ámbito laboral.

La violencia contra las mujeres afecta a familias y comunidades de todas las generaciones y refuerza otros tipos de violencia prevalecientes en la sociedad, agotando a las mujeres, a sus familias, comunidades y naciones.

La violencia contra las mujeres no se confina a una cultura, región o país específico, ni a grupos particulares de mujeres en la sociedad. Las raíces de la violencia contra la mujer yacen en la discriminación persistente contra las mujeres. Según las estadísticas, hasta el 70 % de mujeres experimenta violencia en el transcurso su vida.

Entendemos que los derechos laborales deben proteger a las mujeres víctimas de violencia de género, debiendo ampliar su ámbito objetivo y subjetivo de aplicación, dado que muchos casos de maltrato en los que concurren situaciones de necesidad semejantes a los recogidos legalmente quedan excluidos de cierta protección en el ámbito profesional., obligando muchas veces a la trabajadoras a mentir respeto a su ausencia en el puesto de trabajo, o incluso a tener que renunciar al mismo.

Asimismo, resulta indispensable para el desarrollo y efectividad de estos derechos otorgados por la ya citada ley, brindarle un apoyo multidisciplinarios, generando una mayor concienciación social, especialmente de los empleadores y agentes sociales, al igual que del legislador, sobre la realidad y necesidades de estas mujeres víctimas de violencia de género.

Por otro lado, resulta también necesario dotar a las afectadas de diversos derechos complementarios a los estipulados por la ley 26.458.

Además de serios daños físicos, la violencia de género causa en las víctimas trastornos emocionales que son profundos y duraderos., y lógicamente repercuten en el ámbito laboral. Asimismo, entienden los profesionales de la salud que dicho maltrato genera:

• Baja autoestima.
• Interiorización del machismo, dependencia del varón y en general de todas las figuras de autoridad.
• Tienen depresión profunda: falta total de esperanza, se sienten sin fuerzas, respuestas emocionales muy limitadas, altos niveles de autocrítica y baja autoestima.
• Tienen miedo, estrés, conmoción psíquica aguda, ansiedad y desorientación.
• Incomunicación y aislamiento provocado por el continuo desamparo social.
• Provoca sentimientos de subordinación, dependencia y sometimiento.
• Sentido de culpabilidad. Ellas mismas se sienten culpables de la situación.
• Están desmotivadas y tienen una profunda ausencia de esperanza.
• Incertidumbre, dudas e indecisiones por bloqueo emocional.
• Falta total de esperanza.
• Impotencia/indecisión: Carecen de poder interior para superar los problemas.
• Se crea el “síndrome de la mujer maltratada”, que es parecido al síndrome de Estocolmo, donde uno se identifica con la figura de poder y de valor, en este caso el marido.
• Vivencia y transmisión de roles sexistas.
• Tienen poco o nulo margen en la toma de decisiones con lo que respecta a la vida de pareja y a la suya propia. Padecen a veces trastornos alimentarios severos como anorexia o bulimia.
• Trastornos del sueño.
• Irritabilidad y reacciones de indignación fuera de contexto.
• Frecuentes trastornos de alcoholismo y de ludopatía.
• Baja interiorización de valores sociales y democráticos.

En muchas ocasiones, como dijimos anteriormente, las víctimas de violencia de género, se ven imposibilitas de concurrir a su puesto trabajo, y por el hecho de no contar con la debida asistencia y carecer de las correctas herramientas, y sobre todo por una cuestión de vergüenza ocultan los verdaderos hechos ocurridos, utilizando por ejemplo falsas licencias por enfermedad., razón por la cual creemos necesario introducir en la Ley de contrato de Trabajo, esta licencia especial, como una forma más de tutelar los derecho de las mujeres víctimas de estos flagelos.

El aumento de la violencia en la Argentina no se da sólo en las calles, sino que la viven miles de mujeres diariamente en el seno de sus familias, estamos ante la presencia de un delito que no para de crecer.

Por ende, entendemos que hay que  generar un ámbito de mayor conciencia social, con el fin central para acabar con la violencia de género, concientizando a la sociedad y en este caso particular seguir dotando de derechos a las mujeres víctimas de este delito, que le hace mucho daño a nuestra sociedad en su conjunto.

Por lo hasta aquí expuesto expresamos nuestro apoyo para impulsar el presente proyecto de ley.

 

 

Enlaces de interés

   
 

• Honoráble Cámara de Diputados de la Nación
www.diputados.gov.ar

• Senado de la Nación Argentina
www.senado.gov.ar

• Diputados de la Provincia de Buenos Aires
www.hcdiputados-ba.gov.ar

• Hororáble Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires
www.senado-ba.gov.ar

• Organización Internacional del Trabajo
www.ilo.org/buenosaires

 

 

 

• International Trade Union Confederation
www.ituc-csi.org

• Confederación Sindical de Trabajadores/as de las Américas
www.csa-csi.org

• Sistema Argentino de Información Jurídica
www.infojus.gob.ar

• Secretaría de Relaciones Internacionales
www.cgtrainternacional.com.ar

 

SECRETARÍA DE REDES SOCIALES Y TICs | secretariarrss@utedyc.org.ar
Copyright ©2015 UTEDYC - Todos los derechos reservados | Alberti 646, Capital Federal - TEL (+5411) 5353-3500


ACERCA DE LOS CERTIFICADOS SSL